Envío GRATIS siempre | Recibe tus productos en 24/48 h
Tratamientos para el pelo dañado

¿Sientes tu pelo reseco, roto y dañado? Un tinte tras otro tinte para seguir las tendencias en color, el aire caliente del secador cada mañana, los alisados para mantenerlo a raya en las celebraciones… Y muuuuchos otros tratamientos agresivos terminan resecando el cabello, rompiéndolo, provocando la aparición de puntas abiertas o generando encrespamiento. El resultado es un pelo quebradizo, debilitado y dañado del que no te sientes orgullosa. ¡Ponle remedio con estos tratamientos para el pelo dañado! It’s never too late.

¿Te has preguntado cuánto tiempo lleva tu cabello quejándose? No estamos en tu cabeza, pero te podemos asegurar que tu pelo te ha mandado muchas señales que no has sabido interpretar (¡más que cualquiera de tus ligues!) antes de presentar esta apariencia. Let’s guess! Primero apareció la sequedad, después las puntas abiertas, unos meses más tarde empezaste a preguntarte “¿por qué se me rompe el pelo?”… Pero más allá de comentarlo con tu círculo más cercano, no tomaste ninguna decisión pensando que sería algo normal debido al cambio de estación o, incluso, a los nervios y al estrés. Vamos a ser rotundos: tener el pelo quebradizo, seco y dañado NO ES NORMAL.

Prometemos ir al grano, pero es importante que sepas que el cabello se compone de cadenas polipeptídicas que se estructuran en forma de hélice y forman la queratina, una proteína fibrosa que actúa como columna vertebral del cabello. Cuando nuestro cabello está sano, la columna vertebral demuestra cohesión, fortaleza y estabilidad, pero cuando tenemos el cabello dañado la estructura se rompe. ¿Lo positivo? La queratina dañada se puede reparar con tratamientos específicos.

Compartimos contigo tratamientos para el pelo dañado que te pueden ser útiles, pero tienes que prometernos (o prometerle a tu cabello) que nunca más harás oídos sordos.

¿Cómo reparar el pelo dañado?

Cada tipo de cabello necesita un cuidado específico. Cuando se trata de reparar el pelo dañado, ocurre lo mismo. Por este motivo, listaremos diferentes tratamientos para el pelo dañado para que escojas el que mejor te funcione. ¡Empezamos!

  • Aceite de argán: El aceite de argán es uno de los tratamientos para el pelo dañado más eficaz. Utilizar este aceite te ayudará a humectar el cuero cabelludo consiguiendo un cabello más suave, sedoso y saludable.
  • Aceite de coco: Siguiendo con los aceites para reparar el pelo dañado, te recomendamos el aceite de coco, un aliado muy nutritivo fantástico para hidratar, acondicionar y aumentar la elasticidad del cabello disminuyendo su riesgo de rotura. Utilízalo a diario y, te aseguramos, que pararás de decir: “se me parte el pelo”.
  • Aceite de oliva: Least but no last. El aceite de oliva es un ingrediente perfecto para reparar los cabellos más secos y protegerlos de las agresiones externas. Su alto contenido en polifenoles y vitamina E le otorgan un poder antioxidante inigualable.
  • Queratina: Si tienes el cabello fino… ¡Saltan las alarmas! Utilizar tratamientos para pelo dañado es más urgente todavía. En este caso, te recomendamos un tratamiento a base de queratina debido a su facilidad y precisión penetrando en la estructura dañada del cabello.
  • Mascarilla: Añade en tu rutina de cuidado del cabello, el uso de una mascarilla 2 o 3 veces a la semana para nutrir el cabello en profundidad, protegerlo de los posibles daños y mantenerlo fuerte y sano. Esto sí, recuerda no aplicarla en la raíz para no apelmazar el pelo. ¡La mascarilla es un must para los cabellos dañados!

Crea tu propio tratamiento reparador para pelo dañado combinando un champú, un acondicionador y una mascarilla que contengan los activos citados. ¡Y pon un poquito de tu parte!

  1. Evita el agua caliente.
  2. Utiliza un peine de púas anchas.
  3. Disminuye el uso de secador o planchas para evitar el calor directo. 

¡Y recuerda! El cabello es más sensible después del lavado por lo que estas indicaciones todavía son más importantes al salir de la ducha.

Pelo quebradizo: causas

“¿Cómo he llegado hasta aquí?” Si esto es lo que te estás preguntando, lo entenderás muy rápidamente. Tienes el pelo quebradizo por alguno de estos motivos:

  • El viento, el sol, la humedad… Los factores medioambientales afectan de manera directa a la salud del cabello dañándolo si no se utilizan productos protectores o revitalizantes.
  • La falta de cuidado. “Love is in the details, it’s in the everyday”, dicen. Tu cabello necesita un cuidado diario y específico que puede que no le hayas dado. Tener un mismo champú para toda la familia o utilizar los mismos productos para el cabello sea invierno o verano, son algunos de los errores que puedes haber cometido.
  • Tinte aquí, tinte allá… ? La coloración puede dañar el cabello si se realiza de manera frecuente ya que, cada vez que te aplicas un tinte, la estructura del cabello cambia permitiendo que los pigmentos del nuevo color se fijen. Este proceso repetido de manera recurrente termina resecando y debilitando el cabello.
  • El calor excesivo y aplicado de manera directa mediante secadores o planchas es otra causa de un pelo quebradizo. El cabello pierde hidratación y se va volviendo seco y débil.
  • El propio cepillado puede ser una causa de pelo quebradizo. Un cabello sano puede soportar que lo peines con frecuencia, pero be careful my friend! Cepillar en exceso un cabello puede dañarlo, especialmente si está enredado y húmedo y no utilizas un peine adecuado.

Como ves, son varias las causas que pueden provocar la apariencia de un pelo dañado. Sin embargo, la propia naturaleza del cabello también influye. 

Tipos de cabello dañado

¿Qué tipos de cabello dañado hay? Como te decíamos, ciertos cabellos tienen más tendencia a romperse y deshidratarse que otros, por lo que van a requerir con más necesidad tratamientos para pelo dañado.

Si tu cabello es rebelde sin causa, de esos que son difíciles de controlar y te sorprenden al terminar el día cuando te miras al espejo… ¡Préstale atención! Este tipo de cabellos con efecto frizz, que se rizan con los cambios de humedad y de temperatura, necesitarán tratamientos reparadores específicos.

Los cabellos rizados también necesitan una atención especial. Te recomendamos seguir los tratamientos para pelo dañado que te hemos recomendado más arriba para evitar que tu cabello sufra. ¡El pelo rizado es más grueso y seco por lo que utilizar un tratamiento reparador y nutritivo 2 o 3 veces a la semana es una good choice!

Para terminar, si sueles tener las puntas secas o abiertas, no dudes en seguir un tratamiento para pelo dañado específico como, por ejemplo, unas gotas de aceite de argán en las punas antes de ir a dormir. ¡Magia para el cabello!

¡Sigue al detalle estas indicaciones para pelo dañado y, si tienes dudas, escríbenos! Estaremos encantados de echarle una mano (o varias) a tu cabello.

Productos relacionados